Anorexia

Nuestro sistema endocannabinoide es conocido desde hace ya mucho como un modulador de un gran número de funciones fisiológicas, entre las cuales se tienen aspectos homeostáticos y hedónicos de la alimentación. Los receptores CB1 se expresan ampliamente en las regiones del cerebro que controlan la ingesta de alimentos, la recompensa e incluso el equilibrio energético. Ensayos tanto con modelos animales, como con pacientes humanos indican que los agonistas de los receptores CB1 poseen efectos orexigénicos que mejoran el apetito y aumentan el valor gratificante de los alimentos.

Los factores psicológicos y biológicos subyacentes a los trastornos alimentarios son complejos y aún no se comprenden completamente, sin embargo, en las últimas décadas, las pruebas convergentes han llevado a la hipótesis de que existe una relación entre los defectos del sistema endocannabinoide y los trastornos alimentarios, incluida la obesidad.

Los cannabinoides como parte integral de nuestra dieta es un concepto que está cobrando gran interés precisamente por dicha relación y con gran enfoque para el tratamiento de desórdenes alimenticios como la anorexia, bulimia y caquexia. Los cannabinoides como el CBD han mostrado ser compuestos con mecanismos multi modales de acciones, con un claro potencial terapéutico en diferentes áreas médicas. Uno de los puntos más fuertes para la base del uso de CBD es su alta tolerabilidad en humanos, cuya biodisponibilidad en forma de aceites de CBD se está convirtiendo en la manera de aplicación más atractiva.


¿Cómo se define la anorexia?

La anorexia se define como un desorden alimenticio caracterizado por una ingesta de alimentos muy restringida, al punto de inanición y severa pérdida de peso auto infligida, conllevando también una anormal percepción de la imagen corporal del paciente.

Entre este desorden, se han identificado dos tipos centrales:

Subtipo bulímico: Uso de laxantes, inducción al vómito, diuréticos y ejercicio intenso para conseguir la pérdida de peso corporal.
Subtipo restrictivo: El paciente tiende a limitar al extremo su ingesta de calorías y alimentos para lograr la pérdida de peso corporal.

Esta enfermedad es de especial complicación al tratarse de pacientes diagnosticados con cáncer en etapas avanzadas, llegando a ser considerados como factores limitantes críticos para la calidad de vida de los pacientes, inclusive por encima del dolor crónico o intenso que puede llegar a ocasionar las terapias como quimioterapia o radioterapia.

La anorexia cuenta con una combinación de factores muy distintos para su aparición, entre los cuales factores biológicos, psicológicos y sobretodo sociales son los que más afectan a los individuos: Obesidad de alguno de los padres, fracasos académicos, separación de los padres, o sucesos traumáticos, son solo algunos ejemplos de los desencadenantes para la aparición de este desorden.

Los factores capaces de afectar en el desarrollo de este desorden son complejos y no del todo entendidos al día de hoy.

Un estudio realizado por Martínez-González MA. PhD del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, Pamplona, contó con 2862 individuos mujeres entre las edades de 12 – 21 años, y reveló que entre los factores de riesgo para la aparición de este desorden se tiene:

– Los individuos suelen comer sin compañía de otras personas.
– Los padres no están casados.

Escuchar/Ver programas de radio/televisión que promueven estándares superficiales de moda y estilos de vida o incentiven a lograr “el cuerpo perfecto”.

Existen distintas investigaciones que sugieren una fuerte correlación del sistema endocananbinoide y los desórdenes alimenticios, incluidos la obesidad.


Fitocannabinoides como novedosos agentes contra desórdenes alimenticios

Aceite de CBD para estimular apetito

El cannabidiol (CBD) como uno de los principales fitocannabinoides ha generado un sólido cuerpo de evidencia en estudios preclínicos y clínicos para ser utilizados como una potencial alternativa terapéutica en distintos modelos de enfermedades y trastornos crónicos (cáncer, epilepsia, anorexia, diabetes, etc.)

Es importante notar que en estudios destinados a revelar la respuesta a altas concentraciones de administración de CBD, se ha encontrado que el CBD es muy bien tolerado, capaz de penetrar la barrera hematoencefalica, sin signos de toxicidad, genotoxicidad o mutagenicidad, llegando a ser toleradas concentraciones tan altas como 1500 mg en ensayos clínicos con humanos. Los efectos ansiolíticos del CBD han sido ampliamente investigados en modelos preclínicos, los investigadores Zuardi y Karniol encontraron que concentraciones de CBD de 10mg/kg disminuyo significativamente las respuestas emocionales condicionadas en modelos murinos.

Es este otra de las bases para la prometedora efectividad de los cannabinoides dentro de modelos de enfermedad como la anorexia. Un efecto ansiolítico podría librar al paciente de la preocupación constante que tiene al ingerir los alimentos necesarios, y permitirle que no se enfoque en conductas negativas autodestructivas (vomito, purga).

Por otro lado, estudios en animales y humanos indican que moléculas y compuestos con la capacidad de activar los receptores CB1 pueden acarrear en un estímulo del apetito, aumentando así el valor por el CBD como un candidato para la modulación y regulación de estos receptores encontrados en nuestro Sistema Endocananbinoide.

Finalmente, es siempre importante mencionar que la evidencia neuroquímica y preclínica conductual apoya el papel del sistema endocannabinoide en los trastornos alimentarios, y que a fecha de hoy los efectos secundarios psiquiátricos derivados del uso de moléculas como el CBD han sido extremadamente raros, mostrando incluso un pérfil farmacológico seguro al utilizar más de 1500mg de CBD por día.


Referencias:

1. Delta-Tetrahydrocannabivarin suppresses in vitro epileptiform and in vivo seizure activity in adult rats, Hill, A. J., Weston, S. E., Jones, N. A., Smith, I., Bevan, S. A., Williamson, E. M., et al. Epilepsia 51, 1522–1532, 2010

2. Effects on variable-interval performance in rats of delta 9-tetrahydrocannabinol and cannabidiol, separately and in combination, Zuardi, A. W., & Karniol, I. G. Braz J Med Biol Res 16, 141–146

3. The role of the endocannabinoid system in eating disorders: Neurochemical and behavioural preclinical evidence, Scherma M, Fattore L, Castelli MP, Fratta W, Fadda P.


Fuente: Sativida

Tags: ,

×